Aunque no lo creas, el contrato de adhesión es el más común en nuestro país. Y es que, se trata, ni más ni menos, que de aquel que firmas a cambio de la luz, el gas, internet, agua… ¿Verdad que ahora sí que te suena? Pues todos ellos se realizan a través de este tipo de contratos.

Te contamos todo sobre ellos.

¿Qué es un contrato de adhesión?

Este tipo de contratos cuenta con la contrariedad de que el contenido es impuesto por una de las partes y no puede ser modificado. Por tanto, por lo general, se produce una falta de equilibrio por ambas partes ya que, el firmante, solo tienes dos opciones: firmar o no firmar.

De hecho, una de las problemáticas que incluye este contrato son las cláusulas abusivas que, en ocasiones, se dan cita en ellos.

Descargar contrato de Adhesion

Características del contrato de adhesión

Entre las características más claras se encuentran estas:

  • El contrato, como te decíamos, es hecho solo por una de las partes y, aceptado o no por la parte que lo firman.
  • Los más populares son los llamados ‘contratos de suministro de servicios públicos’.
  • Suelen ser muy frecuentes pero no suelen leerse por parte de los consumidores.
  • Las condiciones del contrato deben informarse expresamente al firmante. Debe tener siempre acceso a él.
  • El contrato tiene que realizarse en castellano sí o sí.
  • Todas las condiciones tienen que estar escritas de forma concreta, clara y completa.
  • El tamaño de la letra debe leerse sin problemas a simple vista y sin espacios en blanco.
  • En casos de contratos de seguro, el firmante debe saber antes de firmar todas las coberturas y las garantías que les dan o no.
  • El consumidor no podrá incluir cláusulas para poder modificar o eliminar obligaciones.

Ventajas y desventajas de los contratos de adhesión

Los contratos de adhesión tienen las siguientes ventajas:

  • Hacen que la negociación sea más rápida.
  • La formalización del contrato también es más rápida.
  • Permiten una circulación de la riqueza en el país.
  • Pueden incluir tanto servicios como bienes tangibles.

Eso sí, tienen una serie de desventajas:

  • Suprime la libertad del destinatario. Es un contrato realizado de forma unilateral.
  • Existe una desigualdad entre el que realiza el contrato y el que firma.
  • Pueden llevar a cláusulas abusivas que comprometan al destinatario.

Tipos de contratos de adhesión

Existen dos tipos:

Contratos libres por adhesión

En estos contratos la empresa en cuestión no se encuentra en una situación de monopolio pero los contratantes se ven en la ‘obligación’ de contratarlo ya que beneficia a sus propios intereses. Existe, por tanto, una dependencia económica.

Contratos necesarios por adhesión

La parte contratante está en una situación muy comprometida ya que los bienes o los servicios los ofrece un grupo de empresas que movilizan el mercado. Por tanto, se ven en la ‘obligación’ clara de aceptar las condiciones de las empresas en cuestión.

Los contratos de adhesión son los más comunes en nuestro país y, pese a ello, es totalmente unilateral.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies