¿Tienes un local que no utilizas y quieres alquilarlo o bien estás pensando en abrir un negocio y necesitas donde poner el despacho o tienda? Las dudas sobre cómo redactar un contrato de alquiler de local pueden ser muchas. Pero no te preocupes. A continuación, te contamos todo lo que debes tener en cuenta antes de escribirlo para que sea beneficioso para ambas partes.

Modelo de contrato para alquilar un local

¿Por qué es importante firmar un contrato por escrito?

Desde esta página web verás como, en todos los tipos de contrato de arrendamiento existentes, te aconsejamos que siempre optes por el contrato por escrito. Es cierto que el verbal es vinculante, pero por escrito siempre quedará constancia clara de aquello que se ha pactado.

En el contrato de alquiler de un comercio o local deberá constar, como ocurre en contratos de vivienda, garaje o trastero por ejemplo, el nombre de ambas partes, su DNI, domicilio, uso que se le va a dar al local (comercial o no), duración, renta, fianza y las cláusulas a incluir que dependerán de lo acordado.

Aspectos a tener en cuenta en un contrato de alquiler de local

Debes saber que siempre habrá que plasmar cuál va a ser la actividad económica que se va a realizar. A partir de ahí, hay aspectos que difieren del resto de contratos y que tienes que tener claros antes de alquilar tu local o de alquilar uno. Son estas:

  • Duración. Será un acuerdo libre entre ambas partes. Eso sí, debes tener en cuenta que, a la llegada del fin, si ninguna de las dos ha dicho nada, se prorrogará de forma automática. Nuestro consejo es que, si eres el alquilado, dejes esto bien atado para que no puedan ‘echarte’ en cualquier momento tras  el vencimiento de la fecha.
  • Renta. Como en el resto de casos, también será acordada libremente por ambas partes.
  • Fianza. Ojo, aquí hay cambio. En este tipo de contratos hay que dar al menos dos meses de fianza que equivaldrán a dos meses de renta. Eso sí, también puede ser superior. Esta fianza cubrirá los desperfectos en el local que puedan causarse.

¿Puede el alquilado subarrendar el local?

Atención aquí. Por ley, sí. Es decir, siempre que no se estipule lo contrario en el contrato, el arrendatario podrá subarrendar o ceder el contrato a una tercera persona que así lo desee. Así que, si eres el propietario y no quieres que esto suceda, deberás plasmarlo en una de las cláusulas ya que tu alquilado no necesitará autorización previa.

Eso sí, lo que sí que tiene que hacer el alquilado es notificarlo al propietario con un mes de antelación. En dicho caso, el arrendador podrá subir la renta hasta un 10% en caso de que afecte a una parte del local; o hasta un 20% si afecta a todo el local.

¿Quién paga las obras en el local?

Aquí hay que destacar dos casos:

Obras de conservación

El arrendatario deberá realizar todas las reparaciones que sean necesarias para que el local sea utilizado por el alquilado como toca. Eso sí, en caso de que haya una situación en la que el arrendador no tenga culpa de nada (inundación o incendio, por ejemplo), el arrendatario va a tener que avisarle lo antes posible para que pueda realizar las obras.

Será el inquilino el que se haga cargo de las pequeñas obras o reparaciones que se produzcan por el desgaste por el uso del local.

Obras de mejora

Son aquellas que tienen que ver con la comodidad o la higiene general del local. En este caso, el propietario del local tendrá que avisar al inquilino hasta tres meses antes y, éste, tendrá un mes para decidir si quiere continuar con el contrato o no.

En el caso en que quiera continuar, podrá pedir una reducción de la renta durante el plazo en el que duren las obras.

Derecho de adquisición preferente

En el caso en el que el propietario quiera vender el local, deberá comunicarlo en primer lugar al arrendatario para que este decida si quiere o no quedárselo. Es decir, nuestro actual alquilado tendrá derecho a la compra durante un plazo de 30 días naturales tras la notificación por parte del arrendador.

Impuestos a pagar por el alquiler de un local

Deberá constar en el contrato el hecho de que se aplicará la renta con el importe que estipulen los impuestos en vigor. Será el propietario el que hará una factura cada mensualidad a la que añadirá el IVA y restará la retención. Por lo general, el IBI lo suele pagar el propietario del local.

¿De qué modo se puede rescindir un contrato de arrendamiento de un local?

En el caso del inquilino, podrá rescindir el contrato en estos casos:

  • Cuando el arrendatario no realiza las obras que el local necesita para que pueda utilizarlo con el fin establecido.
  • Cuando el propietario no le deja utilizar el local con libertad dentro de lo estipulado en el contrato.
  • En casos en que la finca se pierda y no sea culpa del propietario. Por ejemplo, en caso de que la finca se declare como ruina.

En el caso del propietario, podrá rescindir el contrato en estos casos:

  • Cuando el inquilino se niegue a pagar la fianza o la renta.
  • Cuando subarriende el local sin comunicarlo al propietario.
  • Cuando se causen daños en el local o se realicen obras que no han sido acordadas.
  • Cuando realice en el local actividades no apropiadas.

En caso de que el arrendador cese el contrato sin motivo, deberá indemnizar al arrendatario. En caso de que sea el arrendatario el que realice alguna actividad no debida, podrá pedirse una indemnización que consistirá en un mes de mensualidad por cada año de contrato (hasta 18 mensualidades) y que deberá pagar el alquilado.

Como ves, hay muchos puntos que hay que dejar atados en un contrato de alquiler para locales. Así que, todo mejor por escrito. Te quedarás mucho más tranquilo seas el arrendatario o el arrendador.

Descargar Modelo de contrato de alquiler para local

A continuación te mostramos un modelo en PDF para descargar del contrato de arrendamiento de un local comercial. Rellénalo con tus datos y el de la persona que vaya a alquilar el local para tenerlo completo.