El contrato de relevo es aquel que se atribuye en caso de jubilación parcial. Si estás entre los 60 y los 65 años, este post te interesa. Te contamos en qué consiste el contrato de relevo y que requisitos debes cumplir para poder pedirlo.

Qué es un contrato de relevo

¿Qué es el contrato de relevo?

Lo primero que tienes que tener claro es que, como te decíamos, se trata de un contrato que se solicita con el objetivo de conseguir una jubilación parcial. Por tanto, el trabajador debe estar entre los 60 y los 65 años para poder pedirla. Es una excepción dentro de los tipos de contratos de trabajo que existen.

En este caso el trabajador desempeñará su función a tiempo parcial y, el contrato de relevo, será realizado con otro trabajador que bien esté desempleado o que ya trabaje para la propia empresa con un contrato de media jornada.

Características del contrato de relevo

No existe ningún tipo de requisito ni para la empresa ni para el trabajador. El único, el que ya te hemos comentado, que la edad deba estar comprendida entre los 60 y los 65 años. 

El contrato de relevo en el trabajo debe realizarse siempre por escrito según el modelo oficial y el periodo de prueba no podrá ser de más de seis meses para técnicos titulados, de dos meses para empresas que tengan más de 25 trabajadores y de tres meses para aquellas que tengan menos de 25 trabajadores.

En cuanto a la jornada de trabajo, tendrá que ser a jornada completa o parcial pero siempre deberá tener un mínimo igual a la jornada acordada con el trabajador que se va a sustituir. El horario, en este caso, podrá realizarse para completar las horas o bien de forma simultánea.

La duración podrá realizarse por tiempo indefinido o bien hasta completar la edad de jubilación del sustituido. Y, por último, en cuanto a la retribución del trabajador a sustituir, podrá compatibilizar el cobro de parte de la pensión de jubilación con el salario por el tiempo parcial a realizar.

En caso del trabajador con contrato de relevo, será impuesta por el convenio colectivo del puesto de trabajo en cuestión.

Finalización del contrato

En este caso no existe ningún tipo de forma oficial. Es decir, el contrato se dará finalizado teniendo en cuenta el convenio colectivo y la legislación vigente en el momento de realizarlo.

Eso sí, una vez cumplidos los 65 años del trabajador sustituido, el contrato de relevo podrá pasar a ser indefinido o anual. En este segundo caso, se debe tener en cuenta que se irá prorrogando de forma anual hasta que se llegue a la jubilación completa.