El contrato de trabajo es, afortunadamente, uno de los más habituales que existe hoy por hoy. Existen muchos tipos de contrato y, todos ellos, deben tener unas características claras que te queremos contar en este post.

Si vas a firmar uno o tienes que formalizarlo para contratar a alguien, esto te interesa.

Tipos de contrato de trabajo

¿Qué es un contrato de trabajo?

Se trata, ni más ni menos, que un acuerdo entre un trabajador y un empresario por el que se prestan unos servicios a cambio de una mensualidad. El empresario será quien dirija el trabajo y, en el contrato, quedarán por escrito los servicios y las cláusulas que deben cumplir ambas partes.

Tipos de contratos de trabajo

Existen estos tipos de trabajo en la actualidad:

Todos estos contratos cuentan con una serie de requisitos y obligaciones que te detallaremos de forma mucho más específica.

¿Cómo se formaliza un contrato laboral?

Debes saber que un contrato de trabajo se puede formalizar tanto por escrito como de forma verbal. A pesar de ello, como podrás imaginar, hay casos y casos. En estos que te contamos ahora, será obligatorio que sea por escrito:

  • Contrato de formación.
  • Contrato de prácticas.
  • Contrato por obra o servicio.
  • Contrato parcial, discontinuo, fijo o de relevo.
  • Contratos a domicilio.
  • Trabajadores que ejercen su trabajo en el extranjero pero están contratados en España por empresas españolas.
  • Si el contrato supera las cuatro semanas.

¿Qué debe incluir un contrato para trabajo?

Cuando un contrato de trabajo sea por escrito, deberá incluir lo siguiente:

  • Datos tanto de la empresa como del trabajador. Aquí se incluye el nombre, DNI, CIF, domicilio y otros datos de interés.
  • Fecha y duración del contrato.
  • De qué tipo de contrato se trata.
  • Funciones a desempeñar por el trabajador.
  • Lugar, horario y días de la semana que se va a trabajar.
  • El periodo de prueba que se va a establecer.
  • Cómo va a funcionar el tema de las vacaciones.
  • El salario a percibir.
  • Qué convenio de aplica.
  • Firma de ambas partes.

¿Quién firma el contrato de trabajo?

Existen una serie de requisitos que se deben tener en cuenta:

  • Mayores de 18 años. Es decir, mayores de edad en España.
  • Menores de 18 años que estén emancipados.
  • Mayores de 16 y menores de 18 que cuenten con la autorización de los padres.
  • Los extranjeros siempre y cuando cumplan con la legislación existente.

¿Cuánto debe durar el periodo de prueba en un contrato de trabajo?

Es una de las eternas preguntas que se hacen los que van a firmar un contrato. Ten en cuenta que durante el periodo de prueba, el trabajador puede ser despedido sin tener derecho a ninguna indemnización y sin poder optar al paro.

¿Qué tener en cuenta?

  • El periodo de prueba vendrá estipulado por el Convenio Colectivo que se aplique en este caso. Si no existe, jamás podrá ser superior a seis meses.
  • El trabajador tiene los mismos derechos y obligaciones que otro miembro de la plantilla.
  • Cualquiera de las partes podrá rescindir el contrato durante este periodo sin preaviso o causa alguna.
  • Una incapacidad temporal del trabajador interrumpirá el periodo de prueba que se retomará al volver al trabajo.
  • Si la empresa tiene menos de 25 trabajadores, el periodo de prueba no podrá superar en ningún caso los 3 meses.
  • Si el trabajador ya ha realizado esas funciones en la empresa con anterioridad, no se podrá aplicar un periodo de prueba.

¿Cuánto debe durar un contrato laboral?

Esto depende del contrato que estemos firmando. Debes saber que, si no se establece lo contrario, todos y cada uno de los contratos son indefinidos y a jornada completa. Eso sí, hay salvedades que se pueden introducir por lo que se podría convertir en un trabajo de duración determinada.

¿En qué casos se puede suspender un contrato de este tipo?

Se puede realizar en los casos que te comentamos a continuación:

  • En los casos en los que existe un mutuo acuerdo entre el trabajador y la empresa.
  • Por una excedencia forzosa por el que el trabajador haya sido elegido para un cargo público o tenga que ejercer funciones sindicales.
  • Por una incapacidad temporal como en el caso de enfermedades o accidentes.
  • En caso de maternidad, paternidad, adopción o acogimiento.
  • Por causas económicas, organizativas o técnicas de la empresa.
  • Por una privación de la libertad del trabajador.
  • Por derecho a huelga.
  • Por una fuerza mayor.
  • Por el cierre de la empresa.
  • Suspensión de empleo y sueldo por causas disciplinarias.
  • En caso de violencia de género.

¿Cuáles son los derechos del trabajador?

Al firmar un contrato, el trabajador debe cumplir una serie de obligaciones y deberes. Eso sí, también tiene una serie de derechos a tener en cuenta:

  • Ocupación durante la jornada laboral.
  • Derecho a la formación y a la promoción en el puesto de trabajo.
  • No debe ser discriminado.
  • Derecho a intimidad o integración física.
  • Debe cobrar cada mes la remuneración pactada.
  • Otras cláusulas firmadas en el contrato.

¿Cuáles son los deberes del trabajador?

Entre sus deberes y obligaciones se encuentran estas:

  • Debe cumplir las obligaciones del puesto de trabajo para el cual está contratado.
  • Cumplir tanto con las medidas de seguridad como con las de higiene.
  • Cumplir con las órdenes del equipo directivo.
  • No puede realizar el mismo empleo para otra empresa de la competencia.
  • Debe siempre mejorar su productividad.
  • Otros deberes presentes en el contrato.

¿Qué obligaciones tiene que cumplir el empresario?

Del mismo modo que el trabajador tiene unos derechos y obligaciones, el empresario también debe cumplir con su parte.

  • Debe entregar al trabajador un contrato en el que se establezcan las cláusulas y debe ser firmado por ambas partes.
  • El empresario tendrá que dar una copia de los contratos a los representantes legales de los trabajadores siempre y cuando se requiera.
  • El empresario tendrá que comunicar al Servicio Público de Empleo de la contratación en un plazo de 10 días máximo.
  • El no realizar un contrato al trabajador puede acarrear serios problemas para el empresario.
  • En caso de que se haya realizado el contrato bajo coacción, amenazas, con cláusulas abusivas o sin consentimiento, se podrá invalidar el contrato de trabajo.

El hecho de que exista un contrato por escrito debe ser fundamental a la hora de optar o de ofrecer cualquier tipo de trabajo. El hecho de que no exista un contrato de trabajo, tal y como te hemos comentado, puede suponer graves problemas para ambas partes.