Contar con un buen contrato es fundamental a la hora de formalizar una compra o un acuerdo. En función de la tipología de la compra o acuerdo, el contrato deberá ser de una forma o de otra, por estar razón, en esta página web queremos aclarar en qué consiste cada tipo de contrato, aspectos a tener en cuenta en cada uno de ellos y modelos que puedes descargar para utilizar como guía.

Tipos de contratos que vas a encontrar

¿Qué es un contrato?

Un contrato es un acuerdo al que llegan dos o más partes que transmite o crea derechos y obligaciones al número de partes que lo hayan suscrito y acordado.

Un contrato se puede realizar sobre cualquier tipo de materia siempre y cuando sea legal y una firmados tienen fuerza de ley, es decir, conlleva una serie de obligaciones legales que hay que cumplir.

Requisitos para firmar un contrato legal:

  • Ser mayor de edad en tu país de residencia
  • Los mayores de 16 años podrán firmar un contrato siempre y cuando tengan el consentimiento de sus padres o de su tutor legal

Aspectos a tener en cuenta a la hora de firmar un contrato

Por norma general, cuando nos presentan un contrato para firmar, tendemos a plasmar nuestra firma sin más, confianzo plenamente en que todo estará bien y que dicho documento plasmará lo que previamente se ha acordado verbalmente.

Esto, que en la mayoría de las veces es esí, nos puede llevar a sorpresas cuando en un momento determinado tenemos que echar mano de dicho contrato y vemos que las cosas no estaban plasmadas tal y como se había acordado. Es aquí cuando vienen las sorpresas y los llantos.

Por esta razón, la premisa número úno cuando vayas a firmar cualquier tipo de documento legal, es que te lo leas siempre antes de dar tu consentimiento. En muchas ocasiones, por vagueza, dejamos de leerlos y eso es el mayor error que podemos comentar.

De igual forma, resulta fundamental que el tipo de contrato que se firme sea lo más preciso y acorde a lo que se está negociando. En mucas ocasiones descargamos cualquier tipo de documento legal y lo adaptamos sin más, cambiando una serie de palabras, a lo que necesitamos en ese momento, quedando en la mayoría de las veces un acuerdo incompleto y lleno de vacíos legales. Por estra razón es fundamental contar siempre con un contrato lo más adaptado posible a cada situación.

Ver página