La crisis económica vivida en el país ha llevado a que aflore más que nunca el instinto emprendedor en los últimos años. Y precisamente ese espíritu es el que tú tienes, por lo que te estás planteando poner en marcha tu propio negocio. En ese caso, vas a necesitar conocer que existen diferentes tipos de empresas al igual que existen diferentes tipos de contratos.

cuáles son los distintos tipos de empresas

Sí, es importante que los conozcas a fondo para que así puedas tener muy claro cuál es el que tú quieres desarrollar en pro de un presente y un futuro laboral prometedor y lleno de éxitos.

A continuación, te vamos a indicar los diferentes tipos de ellos que existen teniendo en cuenta diferentes criterios o aspectos. ¿Preparado para tomar nota?

Tipos de empresas según la procedencia de su capital

Si tenemos en consideración lo que es la procedencia del capital de la empresa o lo que sería también el control de sus recursos, nos topamos con tres clases diferentes:

  • Las empresas públicas

Bajo esta denominación se encuentran aquellas que están controladas y gestionadas por lo que es la Administración del Estado. La función fundamental que tienen no es otra que prestar un servicio público a la población. De ahí que no se vean ‘presionadas’ a la hora de obtener beneficios, porque ese no es ni su fin ni tampoco es su filosofía.

  • Las empresas privadas

En segundo lugar, dentro de este grupo nos topamos con estas otras empresas que, al contrario que las anteriores, han sido puestas en marcha con lo que es capital de particulares y no del Estado. Se crean con el objetivo de conseguir una rentabilidad y los correspondientes beneficios. De ahí que tengan que recurrir a la utilización de herramientas tales como, por ejemplo, el estudio de mercado.

  • Las empresas mixtas

Como su propio nombre indica, son aquellas que poseen parte de capital público y parte privado porque el primero no era suficiente ni para su creación ni para su funcionamiento y desarrollo.

También responden al nombre de concertadas y, aunque se encuentran supeditadas e incluso subvencionadas por la administración, son gestionadas, por regla general, por organismos de tipo privado.

Tipos de empresas según su tamaño

En el caso de que lo que tengamos en cuenta sea el tamaño, nos encontramos con cuatro grandes grupos de empresas:

  • Microempresas

Bajo este término se encuentran aquellas que no tienen más de diez empleados y que pertenecen a una única persona que, al mismo tiempo, también trabaja en la empresa. Hay que destacar que, en los últimos años, estas han crecido considerablemente con el “boom” que están experimentando las llamadas startups.

  • Pequeñas empresas

En esta categoría se encuentran las empresas que no poseen más de 50 trabajadores y que facturan menos de 10 millones de euros al año. No cuentan con una gran cantidad de recursos a nivel financiero, pero pueden resultan muy rentables.

  • Medianas empresas

Las empresas que cuentan con una plantilla compuesta entre 50 y 250 trabajadores y que facturan menos de 50 millones de euros al año son las que se enmarcan en esta tipología. De las mismas hay que destacar, además, que están muy bien consideradas.

  • Grandes empresas

En este caso, nos estamos refiriendo a las que cuentan con más de 250 empleados y su facturación anual supera los 50 millones de euros. Por regla general, tienen presencia no solo en su país sino fuera de él.

diferentes tipos de empresas según número de trabajadores

Tipos de empresas según su actividad

En el caso de que tengamos en cuenta lo que es la actividad que realizan, nos topamos con tres tipos de empresas:

  • Del sector primario, que son las que se dedican a recolectar materia prima de la Naturaleza. Así, son las que giran en torno a la agricultura, la ganadería, la pesca, la minería…
  • Del sector secundario, que son las que se encargan de transformar la mencionada materia prima haciendo que pase a convertirse en bienes de consumo. En esta categoría se enmarcan las empresas dedicadas a la industria, por ejemplo.
  • Del sector terciario, que son las que ofrecen servicios a la población pensando en su bienestar y en cubrir sus necesidades en los diferentes sentidos. Son las llamadas empresas del sector servicios.

Tipos de empresa según su esfera territorial

Por supuesto, no podemos olvidarnos que también podemos encontrar diferentes clases de empresas si tenemos en cuenta el territorio en el que esas operan. Al hacerlo nos topamos con cuatro diferentes:

  • Empresas locales, que son las que funcionan en una localidad o ciudad. Este sería el caso, por ejemplo, de una pastelería o una carnicería.
  • Empresas regionales, que, como su nombre indica, operan en toda una comunidad autónoma.
  • Empresas nacionales, que funcionan en todo el territorio que pertenece a su país.
  • Empresas multinacionales, que no solo operan en su nación sino fuera de la misma, en otros países, ampliando así su capacidad de negocio.

Tipos de empresa según su forma jurídica

En el caso de que tengamos en consideración la forma jurídica con la que se constituye una empresa nos topamos con dos clases diferentes de empresas:

  • Autónomo

Una única persona es la que pone en marcha y se encarga de trabajar en ese negocio. Para crearse no se requiere un capital mínimo y la responsabilidad es la de todos los bienes de ese individuo.

  • Societarias

Cuando hablamos de estas nos estamos refiriendo a las que, como su propio nombre indica, requieren la formación de una sociedad, sí, que varias personas se vinculen mediante un contrato. Al hacerlo lo que se consigue es darle forma a una persona jurídica diferente a aquellas que la integran.

Varios son los tipos de empresas societarias que existen, aunque entre las más habituales se encuentran las siguientes:

  • Sociedad anónima, que requiere un capital mínimo necesario de 60.000 euros y cuya responsabilidad está limitada al capital aportado.
  • Sociedad cooperativa, que debe contar con un mínimo de 3 cooperativas en primer grado. La responsabilidad es idéntica a la de la sociedad anterior y la cantidad mínima imprescindible quedará fijada en los estatutos.
  • Sociedad colectiva, que requiere un mínimo de 2 socios y que no exige un capital concreto para su puesta en marcha. La responsabilidad está determinada por todos los bienes de los socios.
  • Sociedad de responsabilidad limitada, que se puede poner en marcha con un capital de 3.000 euros y una persona como mínimo. La responsabilidad está limitada al capital aportado.
  • Sociedad comandataria por acciones, que exige 30.000 euros como capital mínimo y un mínimo de 2 personas. La responsabilidad se halla en todos los bienes de los socios.Asimismo, también nos encontramos con otras variedades de empresas societarias como las sociedades comandatarias simples, la sociedad anónima laboral, la sociedad de garantía recíproca…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *